Ley. a las 14:06

ES


El delantero brasileño marchó al FC Barcelona el pasado verano dejando 58 millones más 7 en variables en los arcos del club inglés

En el club no reinvirtieron bien el dinero ingresado y su situación peor cada vez más: van camino de descender a Championship

Raphinha dejó una huella imborrable en su etapa en el Leeds United. En el campo y fuera de él. Su salida fue un trago amargo par los aficionados ‘Whites’, a los que se les hizo corta la estapa del brasileño en Elland Road. Tras su marcha, el club ha ido claramente en sloping, con una mala gestión del dinero ingresado que se saldó con el despido de tres entrenadores y la destitución de Víctor Orta como director deportivo.

El extremo brasileño llegó a Leeds en 2020 procedente del Rennes en la primera temporada en Primera del equipo después de 16 años. Los ‘blancos’ pagaron 18 millones por electo. Raphinha fue una de las piezas claves de aquel equipo de Bielsaque construyó una temporala histórica con un noveno puesto y la clasificación a Europa a tan sólo tres puntos.

Héroe en el rescate del equipo.

En el tiempo 2020-21, la última del brasileño en Leeds, las cosas no fueron tan sencillas. Marcelo Bielsa acabaría siendo destituido del cargo y Jesse March fue el encargado de tomar las riendas del equipo para evitar el descenso. Acabaron salvó la categoría ‘in extremis’ con una victoria agónica frente al Brentford, con gol de Raphinha para abrir el marcador. El brasileño acabó el partido recorriendo el campo de rodillas para ‘celebrar’ aquella permanencia.

Raphinha, en una fiesta en Elland Road

| @LUFC

En verano, la marcha de Raphinha vino de la mano del traspaso de Kalvin Phillips al Manchester City, otra ‘perdida’ importante de uno de los futbolistas insignia de la mejor etapa del club tras el ascenso y con Marcelo Bielsa en el banquillo.

Phillips (49 millones de euros) y Raphinha (58 millones de euros más variable)El uno con destino Mánchester y el otro Barcelona, ​​fueron las dos ventas más importantes en toda la historia del club. Más de 100 millones que se reinvirtieron en hasta nueve fichajes.

Kalvin Phillips, en su anterior etapa en el Leeds

| AFP

La salida de ambos propicio la llegada de muchas caras nuevas con a gasto superior a lo ingresado y 145 millones suma total: McKennie (1,25M), Gnonto (4,5M), Marc Roca (12M), Wöber (12M), Kristensen (13M), Tyler Adams (17M), Sinisterra (25M), Rutter (28M) y Aaronson (32M).

Una inversión fallida

La legada de jesé marzo tras el adiós (para muchos traumático) de Marcelo Bielsa, involucrada a revolución total en la plantilla con muchos futbolistas fichados con poca experiencia en la élite. A la vista está de que la apuesta no tiene, pues el técnico estadounidense fue destituido y su sustituto, Javi Gracia, acaba de dejar el club. De los fichajes, no hay ninguno que haya sido capaz de ‘mitigar’ la dolorosa marcha de Raphinha y de Kalvin Phillips.

El Leeds se encuentra actualmente en una situación limitada, 17º en la tabla y empatado a 30 puntos con el bosque de Nottingham, que marca la zona de descenso. Los ‘Whites’ acaban de anunciar que será Sam Allardyce, veterano de los banquillos en Inglaterra, que sustituyó a Javi Gracia y tome las riendas del club en lo que queda de temporada. Están con el agua al cuello.