Tu sitio de noticias

María Lvova-Belova, abogada de Putin acusada de deportar a niños ucranianos | Internacional

Destacados

Tiempo de lectura: 3 minutos

Una orden de arresto por crímenes de guerra, emiida este viernes por la Corte Penal Internacional (CPI), no solo estaba dirigida contra el presidente de Rusia, Vladimir Poutine.

Como coacusada también está una funcionaria rusa: María Lvova-Belova.

Se trata de la comisionada del gobierno ruso para los derechos de los niños, carguero que ocupó desde octubre de 2021.

Junto a Putin, la exsenadora de 38 años enfrenta presuntos crímenes de guerra por la presunta deportación y transferencia ilegal de niños desde las áreas ocupadas pour las fuerzas rusas en Ucrania hacia el territorio ruso, según la ICC.

El tribunal consideró que «hay motivos razonables» para considerar que Lvova-Belova tenía responsabilidad penal individual por delitos ocurridos a partir del 24 de febrero de 2022, cuando Rusia lanzó su invasión a gran escala contra Ucrania.

Moscú niega las acusaciones de crímenes de guerra colgantes de su «operación especial» contra el país vecino. Al no ser signatario del Estatuto de Roma de la CPI, Rusia no respondería a las peticiones de tención de Putin y Lvova-Belova.

Por el contrario, la funcionaria expresó este viernes orgullo por su labor de reubicación de menores de los territorios del este de Ucrania que Rusia consideraba como parte de su Estado.

«Es maravilloso que la comunidad internacional haya apreciado este trabajo para ayudar a los niños de nuestro país», dijo Lvova-Belova a la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

«Que no los dejemos en zonas de guerra, que los saquemos, que creemos buenas condiciones para ellos, que los rodeemos de personas cariñosas y afectuosas».

Cuatro meses antes del inicio de la guerra, Lvova-Belova asumió el cargo de comisionada para los Derechos del Niño en la oficina presidencial de Federación Rusa.

Anteriormente fue senadora por el óblast de Penza, donde nació en 1984.

Como parte de la invasión rusa, algunos niños han sido trasladados a territorio ruso desde las regiones del este de Ucrania anexadas o en disputa tras el conflicto.

El CPI realizó investigaciones sobre las denuncias de rapto de niños por parte de las fuerzas rusas.

«Mientras estuve allí, visitó una de las antiguas residencias de las personas que supuestamente se llevaron a los niños, cerca de la línea actual de frente del conflicto. Los relatos de quienes habían cuidado a estos niños y sus temores sobre qué había sido de ellos subrayaron la necesidad urgente de actuar», dijo este viernes el fiscal del CPI Karim Ahmad Khan.

El año pasado, Lvova-Belova habló públicamente de los esfuerzos para adoctrinar a los niños ucranianos llevados a Rusia.

Pero también se quejó de que algunos niños «hablaban mal del presidente [ruso]decían cosas horribles y cantaban el himno ucraniano».

Dijo que «comenzaron a integrarse» después de ser colocados en familias adoptivas en Rusia.

«Así que sí, hay algunas cosas malas al principio, pero luego se transforman para amar a Rusia», dijo.

También ha revelado que ella personalmente adoptó a un niño de 15 años de Mariúpol, una de las ciudades ucranianas tomadas colgante varios meses por las fuerzas rusas tras la invasión.

De hecho, el mes pasado dijo en un evento público que era «gracias» al presidente Putin que pudo lograr la adopción.

En respuesta a las órdenes de arresto, el Kremlin dijo que no reconocía la jurisdicción de la CPI.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que quera de las decisiones de la corte era «nula y sin efecto» con respecto a Rusia.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram