Tu sitio de noticias

El street art, un mercado cada vez más exigente

Destacados

Tiempo de lectura: 3 minutos

Conocemos a Shepard Obey Fairey por su gigantesco Marianne mostrando el lema francés «Liberté, Egalité, Fraternité», en el costado de un edificio en 13mi distrito parisino. O por su campaña a favor de Barack Obama, en 2008, en la que presentaba al futuro presidente estadounidense tachado con la palabra » Esperanza «.

Shepard Obey Fairey, “Progrès”, 2008. Serigrafía a color.  Firmado, fechado y numerado 134/350. Presupuesto: 2500 – 3500 €.

El 15 de abril, Artcurial ofrece más de 200 obras de este artista de culto que, tras dar sus primeros pasos en el arte pegando pegatinas “Obey Giant”, ganó notoriedad internacional con sus stencils muy gráficos en colores primarios. Una de sus obras inspirada en el fresco parisino, primo del lienzo que había colgado Emmanuel Macron en el Palacio del Elíseo, alcanzó la suma récord de 232.200 euros en 2019. “Entre 2019 y 2022 sus precios pasaron de $250.000 a $735.000”da la bienvenida a Arnaud Oliveux, que dirige el departamento de arte urbano de Artcurial.

Shepard obedece a Fairey.

Pero Shepard Obey Fairey es una hermosa estrella del arte callejero, sus precios siguen siendo más bajos que los favoritos del llamado arte contemporáneo. También más accesible que sus compañeros de la calle como el británico Banksy, cuyas pinturas en aerosol llenas de buenos sentimientos se venden a precio de oro: ¡21,8 millones de euros en 2021! –, o el estadounidense Kaws cuyo cursi cuadro revisitando el universo de Los Simpson superó los 12 millones de euros en una subasta en 2019.

El primero, que juega con todas las autoridades -policiales, políticas o financieras- es un pequeño genio de la autopromoción y la manipulación, que ha hecho del anonimato una máquina de fantasías y dinero.

Aunque procedente de la escena del graffiti, este último se ha convertido en un rey del marketing, acaparado por firmas de moda como Uniqlo, Nike o Comme des Garçons.

Una imagen dañada

Su calificación estratosférica en las subastas, de hecho, solo ha beneficiado a sus colegas que no han podido pasar de la clandestinidad al universo silencioso de las galerías y salas de subastas. “Pensamos que el arte callejero se ha vuelto “mainstream”, pero en realidad todavía estamos en modo evangelizador, lo que nos permite hacer negocios”, reconoce la galerista Magda Danysz, especialista de la primera hora de esta escena. Arnaud Oliveux lo dice sin rodeos: “Desde la pandemia, este llamado sector de nicho ha experimentado una desaceleración y una pérdida de impulso que requiere una reflexión fundamental sobre su evolución y su lugar en el mercado. »

Lea también: Un Banksy vendido por más de 19 millones de euros, una suma que será revertida al servicio sanitario británico

Sobre todo porque los artistas más destacados ya no quieren ser etiquetados como “artistas callejeros” sino aparecer en las grandes masas del arte contemporáneo. La imagen del arte urbano también se ha visto empañada por proyectos etiquetados como “arte callejero”, pero que se asemejan más al mal arte pop o al decorado público. Así que los compradores son más exigentes que nunca. “La gente quiere piezas cada vez más precisas de artistas destacados”resume la galerista Magda Danysz.

Te queda el 54,04% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram