Desde la primavera, de Saint-Tropez a Mónaco pasando por Cannes, el ballet de los helicópteros contamina el aire y la vida de los habitantes. Pero la lucha contra este modo de transporte se ve obstaculizada por la ganancia económica que representa para la región.