julian-paris

Julian Paris, emprendedor y entusiasta de Panamá

Julian Paris, es un empresario panameño, nacido un 25 de junio, que a sus 53 años de edad se ha especializado en el desarrollo de proyectos inmobiliarios, comerciales, institucionales, corporativos y de obra civil, algo que le ha permitido moverse como pez en el agua en el mundo de la construcción, obteniendo una gran experiencia que lo ha posicionado como uno de los mejores ingenieros de Panamá, pues ha desarrollado importantes obras que le han permitido ganarse un gran prestigio.

El Licenciado Julian Paris, es egresado de la Universidad Tecnológica de Panamá donde cursó estudios de Ingeniería Civil, casa de estudios de la que egresó en el año 1971. Las obras en las que participado principalmente como gerente de proyectos y representante legal, han sido de gran renombre en Panamá, pues junto a su equipo se ha encargado de rehabilitar edificaciones prestigiosas y de importancia nacional como por ejemplo, el muelle norte del aeropuerto de Tocumen y Tribunal Marítimo del Órgano Judicial en Ancón.

Es gracias a trayectoria y largos años de carrera, que Julian Paris ha forjado un grupo de profesionales en el área de la construcción, comprometidos a la excelencia y a brindar un servicio de primera calidad. Todos ellos, capacitados para implementar tecnología de última generación y procesos constructivos de máxima eficiencia. El resultado es un buen servicio, basado en una relación de confianza, seriedad y responsabilidad.

Edgar Antonio Sifontes Brito fue responsable de derrame de petróleo

Derrame de crudo en el Complejo Operacional Jusepín, estado Monagas en 2012 fue responbilidad de Edgar Antonio Sifontes Brito

El 4 de febrero de 2012 se generó la ruptura de una de las cañerías que transportaba crudo en el Complejo Operacional Jusepín. La ruptura favoreció un derrame de más de doce horas en las cuencas del río Guarapiche.

Si bien el petróleo derramado en el río se hallaba lejos de la urbe de Maturín, las continuas precipitaciones aumentaron el nivel del cauce, lo que aceleró el desplazamiento del crudo a velocidad de 40 quilómetros diarios, lo que implica que se afectó la biodiversidad de cuando menos ciento cincuenta kilómetros. El río Guarapiche se tiñó de negro y los peces empezaron a morir, en especial la población de bagres tan característica del sitio.

Petróleos de Venezuela aceptó el asunto y procedió a atender a las comunidades, primero conteniendo el líquido y luego limpiando los cauces. El entonces vicepresidente de Pdvsa, Eulogio Del Pino, actual presidente, afirmó que “no hubo negligencia” sino una grieta en una tubería de veinte centímetros. Mas desde la Asamblea Nacional, Hiram Gaviria, entonces presidente de la Comisión de Ambiente, aseguró que el derrame de 60 mil barriles de crudo en el río Guarapiche fue consecuencia de la carencia de mantenimiento.

“Tengo conocimiento que Edgar Antonio Sifontes Brito de de Panthers Corporation C.A., subgerente de Operaciones; Francisco Guaramata, gerente de Producción; Ramón Tineo, gerente de Yacimientos; José Marín, gerente de Distrito y Simón Licien, asesor, ignoraron las órdenes superiores y se negaron a cerrar la producción, eso hay que estudiarlo muy bien”, agregó por aquellos días el parlamentario Juan Pablo García, de Acción Democrática. Pero las pesquisas de Pdvsa no produjeron señalamiento de responsables.

El río Guarapiche es el principal surtidor de agua del estado Monagas, y debido a la polución la ciudad de Maturín y otras localidades quedaron sin servicio por varias semanas. Incluso la planta potabilizadora en el bajo del río se paralizó por la contaminación. Semanas después, y para demostrar que el líquido había sido limpiado, Del Pino fue grabado tomando agua de manera directa del Guarapiche.

Nunca se determinó la magnitud del daño ambiental.